Estimado Arturo Pérez Reverte:

Acabo de leer su columna titulada “Ese fulano (quizás usted) me roba” que publica en su web personal. Y al igual que usted al leer la opinión de alguien en Twitter sobre un artículo de Javier Marías, me he calentado con el asunto, aunque yo no tenga el mal gusto de llamarle bobo por el simple hecho de no estar de acuerdo con usted. Paso a explicarle, con todo lujo de detalles, el motivo de mi calentón.

El tal motivo es muy simple: quizás sea yo. Quizás sea yo ese fulano que, según usted, le ha robado. Pero dejémonos de zarandajas. Sí, yo le robé. Me bajé mediante emule su novela “El asedio”. No pagué nada por ella, salvo a la malvada (adjetivo que se deduce del artículo de Marías, y del suyo, ya que alude a sus “argumentos de peso”) compañía telefónica a la que pago, si no religiosamente por mi ateísmo, si regularmente, el acceso a internet. Vaya por delante de las explicaciones a este hecho que si tiene algún problema con ello, he observado que en Amazon.es “El asedio” tiene un precio de 11,39 €, que sin ningún problema -ahora, no sé dentro de un par de meses- le podría abonar, añadiendo si lo desea un par de cañas, la suya y la mía.

Vamos ahora con la explicación, que no excusa. Me bajé su novela porque admiro su manera de escribir, tanto en estilo como en construcción de la historia, salvando algún detalle que más tarde le indicaré, ya que estamos. Probablemente, sea el autor español contemporáneo con el que más disfrute y al que más envidie, ya que yo también soy escritor, que se me había pasado hacer la indicación. He leído y releído muchas de sus novelas, y poseo muchas de ellas, todas ellas adquiridas, no se preocupe usted, de manera legal, salvo la excepción que ya le he indicado. Así que cuando publicó usted “El Asedio”, se convirtió en una prioridad cultural para mí. Pero… ¡Ay, el mundo de las prioridades! En el periodo que usted saco el susodicho, no estaba la bolsa para muchas cuitas, más bien tan solo para las indispensables, y en cuestión de ocio, si había que elegir entre una caña con mi señora y un libro, aunque fuera suyo… Lo siento, pero por muy bien que escriba, entre Ojazos y sus letras, no hay color. Así que me hice fulano, mangante, ladrón y cuantas cosas quiera usted llamarme, y bajé el libro. Pero tenga usted en cuenta una cosa. Si no me lo hubiera bajado, NO lo hubiera comprado, circunstancia que usted -y los que piensan como usted- nunca tienen en cuenta, puede que por una transitoria e interesada ceguera de la razón. No todos los libros que se descargan ilegalmente son merecedores de contar en la columna de robos o no ganancias, por la sencilla razón de que es la única vía de acceso de un buen porcentaje de personas que, por circunstancias temporales más o menos extensas, sencillamente no lo harían. Me pregunto también que si en lugar de bajarlo se lo hubiera pedido a mi suegra, a mi hermana, o a un amigo, acción que es básicamente la misma, usted hubiera podido achacarme el robo como lo hace.

Puede que aún así a usted le siga pareciendo lo que hice un robo. Está en su derecho. Seguramente usted, aún mis circunstancias, no lo habría hecho. Bueno, estamos en paz, porque si yo ganara lo que usted con mis libros, no habría escrito ese artículo. Me habría dado vergüenza, aún teniendo legalmente la razón, escribirlo mientras mis cuentas corrientes rebosan como las suyas, y nombrar -quiero creer que por humildad- sólo ventas de 10.000 ejemplares cuando las de cualquiera de sus libros supera esas cifras bastante de largo (por ejemplo, y si los datos son correctos, unos 400.000 ejemplares de “El Asedio”). Ya ve, cada uno hace, dice y escribe lo que buenamente considera justo, o menos injusto. Y es que, en su caso, es de carcajada que hable de sólo 20.000 € por dos años de trabajo. Más bien, y si tan valiente es y tantos santos cojones tiene para enfrentarse a ministros, políticos, mercachifles, abrazafarolas y vendementecaterias varios, podría haberlo demostrado hablando de sus ganancias reales, que serían de 800.000 en esos dos años. Igualito. Aún así, si yo ganase, en este oficio que compartimos, 10.000 € al año, daría palmas con las orejas, señor Pérez.

También puede ser que usted tenga esos cojones tan grandes y esa anchura de boca y de pecho de iguales dimensiones con la gente con la que queda bien tenerlos, delante de sus cientos de miles de fans y lectores, pero no con la mano que le da de comer. Y llego a esa conclusión por curiosidad, no crea usted. Porque me resulta muy curioso la manera en que usted y el Señor Marías simplifican la cuestión de la crisis editorial. Atendiendo a sus palabras, debe ser el único sector de la economía que, en medio de la crisis, ha bajado sus ventas por culpa, ¡Oh, Señor, te lo juro por Errol Flynn! de los piratas, cual Compañía de las Indias Occidentales. Los coches, imagino y razono de la misma manera, han dejado de venderse porque las impresoras 3D han multiplicado sus usuarios por cientos de miles y la gente se está montando sus vehículos en el cuarto de estar de casa, los jamones porque todo el mundo cría Patas Negras en el baño, al lado de la ducha, y los restaurantes y bares porque invitamos demasiado a la gente a cenar en nuestras casas. Todo menos que la culpa, o alguna parte, la tengan las editoriales. Las mismas editoriales ancladas en un pasado fastuoso donde era fácil amasar dinero por la simple ocupación cuasimilitar del mercado. Las mismas editoriales que le roban a usted, dándole el mismo porcentaje en un ebook que en un libro impreso, solo que quedándose con los márgenes que dejan de pagar en distribución, impresión o almacenaje. Porque, señor Reverte, si tanto le molesta que le roben, no es que dejase de mirar hacia los que descargan sus libros, si no que, sabiéndole inteligente, debería también mirar hacia el lado contrario, porque le están engañando que te cagas. Y también se lo llevan por la cara. Si de cada ebook usted dice que alguien que se lo descarga le roba 0,80 €, la editorial le está robando al menos 3 €, según los precios que ponen. Si yo debería invitarle a un caña, la editorial le debería estar regalando la fábrica de Mahou.

Habría muchas más cosas que decirle, y que comentar sobre el tema. Le reitero la invitación a esas cañas si lo desea, porque no le guardo ningún rencor por lo de fulano o por cualquier insulto que me pueda caer de soslayo. La mierda se limpia y usted, a su manera, me cae bien. Además de oficio, compartimos más opiniones que ésta, y las opiniones están para discutirlas y no sólo para lanzarlas. Agradecido de antemano por si cae la breva y lee usted estas líneas, le mando un abrazo y mi deseo de que siga usted escribiendo y haciéndome disfrutar con ello muchos años.

Adolfo Suárez Jimeno, escritor.

¿Otra copita?

Tagged with:
 

137 Responses to Quizás yo, o carta abierta a @perezreverte

  1. cosechadel66 says:

    #Tropezado: La verdad es que no sé si pensar que sólo te has leído parte del texto, o te has equivocado y estás comentando otro. Yo no he defendido ni la cultura gratis ni que nadie que tenga talento trabaje por amor al arte. Lo que tú llamas robo ni siquiera era el tema principal del artículo. De lo que reproduces, que eso seguro que te lo has leído, no se de donde deduces que yo no me dedico profesionalmente y de manera exclusiva a escribir.
    Por otro lado, pocas ganas tiene de argumentar, y seguro que no por cuestión de tiempo, quien comienza un comentario de la manera en que lo has hecho tú.

    Un saludo

  2. cosechadel66 says:

    #unoquepasaporaqui Como veo que te gustan las citas y eso, imagino que para creer que eres más que vete a saber quién, te regalo una de Baltasar Gracián, con la que espero terminar la conversación:

    “Hemos de proceder de tal manera que no nos sonrojemos ante nosotros mismos.”

  3. Unoquepasaporaqui says:

    Pues yo te voy a regalar otra de uno cuyo nombre también empieza por B, a ver si como bien dices termina la conversación, puesto que he tenido que rebajar mi registro en cada uno de mis escritos, a saber:

    Bender: “Puedes besar mi brillante culo”

    Y como las cosas buenas vienen de dos en dos, como los pechos: “Y al finalizar, os hiero”. De Cyrano (E. Rostand)

  4. Unoquepasaporaqui says:

    Y no sigas, que me se de memoria el diálogo de “El Sargento de Hierro”.

  5. cosechadel66 says:

    #unoquepasaporaqui Veo dos cosas, como esas buenas que comentas. Que no entiendes algo tan sencillo como “finalizar”, y quieres quedar por encima, lo que indica tu poco estilo, y que tampoco entiendes que la educación no depende de la forma sino del fondo, lo que indica tu falta de ella, habiendo sido maleducado tanto cuando pretendías ser brillante pero hiriente, como cuando pretendes ser zafio pero ocurrente.

  6. Unoquepasaporaqui says:

    No puedo bajar más el registro.

    Al final, resumiendo:
    http://www.youtube.com/watch?v=mNnSmAx7LUk

  7. Iván says:

    Somos todos muy valientes cuando no se trata de nuestro dinero. Cuando se trata de mantenerlo, luchamos contra todo, incluso contra lo que pensamos nosotros mismos.

    Por cierto, no conozco nadie en el mundo (de esa época), que no tuviera canciones grabadas en una cinta virgen.

    Nos vemos.

  8. Juan Antonio says:

    No puedo más que decir que estoy completamente de acuerdo en el fondo del asunto, que hace referencia esta carta. He visto muchas contradicciones entre la opinión que vierte Perez Reberte, y su forma de actuar.

    Llama ladrón al que descarga un libro que cuesta 8 euros porque deja de ganar 80 cts., ¿como calificaría al que hace que deje de ganar 7,20 e.? Editorial, por el momento, es el nombre.

    Y ante el follonero, se preguntaba porqué la gente no salía a las calles. Ahora tiene la oportunidad de explicar ese motivo, ya que no le veo en las calles “luchando” por sus derechos.

    Derechos más que cuestionables, que no favorecen a la cultura sino a la vagancia. El derecho de subvencionar a las editoriales, que lo único que realmente hacen bien es crear un monopolio con el que impedir salir a la palestra a otros muchos autores. Ahora, gracias a dios y con el avance de las tecnologías, estarán todos relegados a un mismo nivel.

    Quizás el escritor no sea un oficio con el que hacerse rico. ¿Podemos valorar esa opción? Porque la cultura, ¿tiene como objeto beneficiar al pueblo o es para los “artistas”?

    Habrá quien piense que si no se sobreprotege un mercado rígido y monopolizado, la cultura se acaba. Luego uno recuerda, por haberlo leído en algún sitio, el tipo de vida que han tenido los grandes autores de este país, y no solo escritores, sino inventores, músicos, pintores… quizás la verdadera amiga de la genialidad sea la necesidad, y no la hipocresía.

    Al tiempo.

  9. Ni puta idea says:

    Muy bonito y muy campechano. Tipo rey Juan Carlos. Pero cagándola en lo esencial. Como el otro. Con igual cuajo dice que como no le compraría le da igual que le piratee. Quizás Vd. Pero obviamente no la generalidad. No confundamos uno que distrae una barra de pan para dar de comer a su intelecto que la barra libre para asaltar panaderías.
    Mufino y mugüays pero metiendo un cobaya por liebre y, lo peor, creyéndoselo. Vigile su cerebro, tiene vida irracional propia y ya sabe, no todo son ideas, hay que seleccionar.

    Estimado D. Arturo, ya sabemos que el mundo esta lleno de cantamañanas.

  10. Ni puta idea says:

    Resumiendo: Todo excusas.

    Le he comprado ya otras veces.
    Me gusta como escribe.
    Tengo poco dinero y prefiero gastarlo con mi señora en otras cosas.
    Total no se lo iba a comprar.
    ¿Y si ahorra dos copas y lo compra?
    Pedirselo prestado a quien tiene uno es lo mismo
    (jajajajajajajajajajajajajajajajajaja)
    Ya gana mucho usted.
    (Esta si es razonable, pero en otro debate mas global)
    Yo si gano 10.000 ya estoy contento
    (no me extraña)
    Otros le roban a usted.
    No repercuten los ahorros.

    El problema es que muchos se lo creen, igual que la Cienciología. Aunque no tenga sentido.

  11. Lubina34 says:

    A mí me gustaría saber cuál es la diferencia entre leer un libro on-line e ir a una biblioteca a sacarlo.

  12. cosechadel66 says:

    #Juan Antonio: Quizás, amigo, quizás. Gracias por opinar :-)

  13. cosechadel66 says:

    #Niputaidea: Gracias por comentar

  14. cosechadel66 says:

    #Lubina34: Aparte del desplazamiento, no demasiado, en mi opinión

  15. [...] tam­bién, por otro lado, un artículo titu­lado: Qui­zás yo, o carta abierta a Pérez-​​Reverte. El cual me hizo vol­ver a con­fiar en la raza humana y que se me fuera de la mente una [...]

  16. Pierre says:

    Muy de acuerdo, niputaidea! Excus, cus, cusas… como decía Alex el de la Naranja Mecánica, al menos en la peli, en el libro no sé, que no me lo he descargado y leído por la patilla… (..cagüen!). Y sí que hay una diferencia Lubina34 entre leer un libro on-line descargado por la cara, e ir a una biblioteca a sacarlo, más allá del desplazamiento. La biblio la pagamos todos los contribuyentes. Es un servicio público. Y allí sí que compran los libros. Hay una gran diferencia. Por un lado el autor y la malvada editorial vendieron el libro a la biblio y con ello autorizan su préstamo al usuario. La otra opción supone que todos los libros están disponibles por la patilla para todo el mundo, sin el consentimiento de los legítimos propietarios de la obra.

  17. cosechadel66 says:

    #Pierre: gracias por el comentario.

  18. Juan Antonio says:

    Solo decir a Pierre, que se puede donar los libros a la biblioteca. Si dono un libro de Arturo, y otro lo lee gratis, ¿qué diferencia hay? ¿el dinero que le damos a la biblioteca para el mantenimiento? ¿no es similar al dinero que le damos a las operadoras por el servicio de internet, ya que también va incluido el mantenimiento de la línea?

    Creo que si está dispuesto, podríamos representar aquí el típico debate sobre la gratuidad de la cultura, y los motivos por los que precisamente esa gratuidad hace que los libros pasen a ser parte cultural de un pueblo.

    Comienzo yo: los derechos de autor tal y como se están interpretando, son exagerados y bárbaros. Porque los mismos derechos tiene un escritor que un escultor, y los mismos derechos tiene un pintor que un peluquero. Los escritores pueden pedir dinero por cada vez que alguien lea una copia de su obra. ¿podría pedir también un pintor dinero por cada vez que alguien pague por ver su cuadro? ¿podría hacer lo mismo un peluquero? ¿y un escultor? ¿podrá pedir dinero por cada vez que alguien mire a su escultura?

    Si los derechos de los “artistas” que escriben, se ven exagerados en otras obras artísticas, ¿de qué clase de derechos estamos hablando? ¿derechos para que algunos puedan vivir… POR LA PATILLA?

    Para mi está más que claro que si no existirera piratería, no subirían las ventas. Incluso bajarían. ¿porqué venció el VHS al BETA y al 2000 siendo peor sistema? ¿porqué venció la PSX a la megadrive y la nintendo, siendo peor consola? Pues porque la piratería es, quizas, una de las mejores formas de encontrar el éxito. ¿como fue que Estopa puedo salir a la palestra mediática, cuando las distribuidoras le habían dado la espalda? Pues eso.

  19. UnLadrón says:

    Esto es muy sencillo, dicen que descargarme un libro es robar? Pues ladrón soy. Evidentemente internet es imparable y como no te adaptes desapareces. Me gustaría ver a los que vendían maquinas de escribir diciendo que las impresoras eran piratería. Señores si me puedo descargar un libro en vez de comprarlo por 20 euros no duden que lo haré. Busquen alternativas para subsistir, la música ha sido y es pirateada y no obstante sigue existiendo y no por ello ha mermado su calidad, se buscan alternativas, proyectos de mecenazgo, autoediciones, ventas digitales por menos precio o con productos asociados. Lo que es de cachondeo es que me quieran cobrar por un libro digital lo mismo que el formato físico, pero se creen ustedes que soy tonto? No señor si puedo me lo descargo y tener claro que ha día de hoy descargar un libro como mucho conlleva 10 minutos de búsqueda, y eso en el caso de que sea muy actual. Es una cuestión conceptual. Para quién descargarse un libro en Epub es robar entonces lo soy, para mi descargarme un libro ahorrándome 15/20€ es “Snob”. Yo soy el cliente, el vendedor ha de adaptarse al cliente no al revés. Saludos y enhorabuena por el blog

  20. Francisco Cervera says:

    A lo largo del tiempo, me he percatado, de que muchos de los Trolls que corren por la red, no son realmente de esa “derecha casposa y mediocre” que suele asomar la cabeza en la Moncloa de forma periódica.

    La derecha casposa, suele estar muy ocupada esnifando coca y cerrando contratos con contratistas y constructores, o blindando leyes que reporten beneficios a multinacionales.

    ¿Quienes son entonces los trolls?
    Bueno, está el que se aburre en su casa, lee un enlace de un colega por face, y suelta 4 aberraciones para llamar la atención y reírse del mundo.

    Luego tenemos al “activista” de izquierdas, que en su cruzada contra el MAL, debe hacerse pasar por él, para así demostrar lo malo que es el MAL.
    Esto, suele pasar. El MAL acostumbra a esta apagado o fuera de cobertura. Y no suele molestarse en contestar a simple mortales como nosotros.

    Y luego está, el que se lo cree.
    La bioquimica cerebral no es igual en todos los humanos.
    Como se suele decir: “Es lo que hay”.
    Debemos resignarnos y esperar que haya un cielo en la otra vida. Porque tengo la sensación de ganármelo a pulso cada día.

    Me ha gustado mucho su texto Sr. Suarez.
    Gracias por tomarse la molestia de haberlo escrito, en estos tiempos, en los que parece que hagamos lo que hagamos, estamos condenados a fracasar.

  21. Unoquepasaporaqui says:

    Sr. Cerveza, su aportación ha llamado mi atención. Aplaudo su tentativa, empero temo se haya quedado corto. De hecho, de escueta y breve casi peca de simplista.

    Si quiere ampliar su conocimiento sobre los trolls tenga a bien consultar la siguiente página:

    http://www.taringa.net/posts/humor/13963662/Trolls-Clasificacion-y-Rangos—Megapost-Imperdible.html

  22. ni puta idea says:

    Lo dicho: excusas.

    Copia y pega el “gracias por comentar”. Pero razonar mejor lo dejamos para otro día. No sea que descubramos que estamos equivocados.

    Si alguien no sabe la diferencia entre el préstamo público de un ejemplar de libro físico durante un periodo limitado entre una población y la distribución inmediata de una copia digital a cualquier persona, es que no quiere saberla o no consigue saberla. Porque existe y es clara.

  23. Pierre says:

    Juan Antonio, hay una diferencia espectacular entre las bibliotecas aunque partamos de material donado, y la descarga gratuita sin el consentimiento de su autor. Suscribo completamente lo que dice “ni puta idea” al respecto en el párrafo que me precede, al que me remito (tiempo limitado, población limitada, y además añado: consentimiento expreso o tácito de los propietarios de la obra).
    Con respecto a la “gratuidad de la cultura”. Yo pienso que no tiene que ser gratis, como no es gratis el pan, la ropa, o el combustible. Sin ser un super experto en la materia, y aun a riesgo de patinar, creo que se confunden a menudo dos conceptos: los derechos derivados exclusivamente de la venta de un libro, y los royalties o regalías, esto es, los derechos de autor distintos a los de venta y por los que va percibiendo una renta a lo largo de los años por la utilización de su obra. Así, evidentemente un pintor, que es una de las analogías que me pones, cobra por la venta de su obra en exposiciones (muchísimo más que 20 euros, si es que está al mismo nivel de reconocimiento que el Sr. Reverte, toda vez que su obra se adquiere por una sola vez, aunque luego puedan venderse grabados y demás por los que también cobrará). Así pues, creo que regalías o royalties los pintores vivos también cobran, como también los fotógrafos. Los peluqueros no cobran royalties, no. Tampoco los abogados por la redacción de sus demandas, escritos o querellas, por ejemplo. Podemos discutir si los royalties están desfasados o no. Pero ello sigue sin justificar que te puedas aprovechar de la obra de otro gratis. Que puntualmente a algún artista o creador, o a alguna industria relacionada con la creación, le haya venido bien la piratería, no significa que como regla general les venga bien a todos. De hecho, a la generalidad le viene mal, muy mal. En concreto, la tan odiada industria de la música, no se ha reconvertido, se ha destruido. Se han perdido decenas de miles de puestos de trabajo en todo el mundo. Y sí, por supuesto que tenía cosas malas, muchas cosas que debían modificarse, pero los abusos o errores que se pudieran cometer no justifican la destrucción de dicha industria, sino la subsanación. Destrucción industrial que puede acabar afectando a libros y libreros. “Evolución” no es circular a 200 Km/h por hora en tu coche o moto por una avenida de tu barrio porque la tecnología te permite hacerlo, eso es “aberración”. Así pues, y sin ánimo de faltar a nadie, cuando leo los argumentos esgrimidos por quienes defienden las descargas gratuitas, sigo pensando lo mismo: Excus, cus, cusas de mal pagador.

  24. Soraya says:

    ¡Toma ya! Qué bien dicho y qué bien explicado. Sin otro particular, se despide otra ladrona.

  25. cosechadel66 says:

    Pierre, Juan Antonio, Unladrón, Francisco Cervera, unoquepasaporaqui, ni puta idea y Soraya: Muchas gracias por la visita y los comentarios. Buen día:-)

  26. Unoquepasaporaqui says:

    Joder Pierre, menudo ladrillazo.

  27. Pierre says:

    Lamento el rollo, pero creo de verdad en ello. De momento, nadie de la postura inversa me convence. Buen día:-)

  28. Domingo says:

    No sé donde han salido los que dicen que bajar libros, música, software, películas…etc., de algunos sitios de Internet es robar.

    ROBAR.-
    Apropiarse de algo ajeno contra la voluntad de su dueño, generalmente utilizando la violencia.

    EL ROBO:
    Es un delito contra el patrimonio, consistente en el apoderamiento de bienes ajenos, con la intención de lucrarse, empleando para ello fuerza en las cosas bien violencia o intimidación en la persona.
    Son precisamente estas dos modalidades de ejecución de la conducta las que la diferencia del HURTO, que exige únicamente el acto de apoderamiento.

    HURTAR: quitar a una persona una pertenencia para obtener lucro a través de ella.

    Si yo robo un bolso a una señora estaría cometiendo un delito, aunque haya utilizado o no la violencia porque la estoy privando del uso de su bolso. Es decir, habría robado algo personal que pertenecía a otra persona con el único fin de sacar algún provecho (lucro) de ese robo. Sin embargo, si yo me bajo un libro, no privo a nadie del uso de ese libro. Son cosas distintas, y es curioso que precisamente, personas que saben el significado de ROBAR y/o HURTAR, y que además conocen la Internet puedan hacer comentarios tan desafortunados. O peor aún, lo saben, pero aun así escriben comentarios que no aclaran nada y no se ajustan al artículo escrito por @cosechadel66.

  29. Pierre says:

    Domingo, llámalo “hurto”, si te gusta más, aunque “apropiación indebida”, creo que sería el término jurídico correcto para describir la conducta del que descarga contenidos gratis y también si nos ponemos muy pijoteros y muy propios, y se da la coyuntura que almacenamos muchas de esas obras, la conducta podría constituir un posible “delito contra la propiedad intelectual” (artículo 272.2 del Código Penal). Mira, llámalo como quieras, en realidad es lo que es, y lo que es, es echarle mucho morro al asunto, aunque lo hayamos hecho todos en un momento u otro. Si bien algunos lo hacen con verdadera “pasión”, no como algo puntual, y con total justificación… La expresión robar, es un uso coloquial, que no jurídico, y muy probablemente lo que se pretende al hablar con tamaña falta de propiedad, es abreviar y también impactar, y hasta @cosechadel66 utiliza la expresión “robar”. No sé yo quién no se ajusta al artículo de éste en sus comentarios…

  30. AntonioDAR says:

    Aquí de lo que se está hablando no de es cultura, damas y caballeros, de lo que se está hablando es de: “Proteger un modelo de negocio”.
    La música seguirá existiendo después de que la última discográfica cierre sus puertas, al igual que existía antes de la primera grabación en 1860. 
    Los escritores seguirán existiendo después de que la última editorial cierre sus puertas al igual que existían antes de Gutenberg y su imprenta en 1450.
    Es decir, hemos de quitar de escena que la “cultura” desaparecerá con el negocio.
    De lo que se está hablando es de la forma en que ciertas personas, artistas o no, se ganan la vida y la enorme industria que ello representa. 
    ¿Se deben crear leyes que protejan ciertos modelos de negocios con el pretexto de que “la cultura va a desaparecer”?
    La venta de libros, cassettes, DVDs, Bluray, CDs, o cualquier otro soporte de reproducción de una obra es un “modelo de negocio” que ya no cabe, tal como existía, en nuestra sociedad, como tampoco son validos modelos de negocios como: el afilador, herrero, colchonero, hachero,…
    No hay hueco en una sociedad moderna y tecnológica para “la venta de estos productos”, por lo menos tal como existían, y no debemos crear leyes que “fuercen” a existir por “muy gordo” que sea el negocio si solo es por el dinero que mueven.
    Y que no empiecen con las familias que se ganan la vida con la industria porque tendrán que adaptarse, que sobrevivir, y lo digo con conocimiento de causa, me dediqué a la electrónica para reparar televisiones, una profesión prácticamente desaparecida, y después tuve un negocio de ciberlocal, y el avance tecnológico hizo mi negocio innecesario y, evidentemente me hubiera parecido absurdo que crearan una ley para prohibir internet en casa o en el móvil para proteger mi “modelo de negocio”.

  31. Juan Antonio says:

    Pierre,

    Bueno, aclarar un par de cosas. La primera es que si alguien aquí piensa que esa “diferencia espectacular” entre biblioteca y descarga es tan evidente que no es capaz de explicarla, yo personalmente pensaré que es tan absurdamente ridícula, que no es capaz de explicarla. Porque yo sí puedo explicar que la diferencia es absolutamente inexistente, en cuanto a lo que vienen a denunciar los autores sobre su propiedad intelectual: “es leída sin pagar por ello”. Si existe una “diferencia espectacular”, no se queden callados y animense a definirla; a lo mejor al conocer sus argumentos dejo de pensar que es ridícula y me paso a “espectacular”. Pero vamos, que yo creo que conforme la intenten definir, se darán cuenta de que la razón en este caso, la tengo yo.

    Te he puesto el ejemplo del pintor, junto al del escultor y otros, porque el pintor, UNA VEZ VENDE EL CUADRO, no cobra porque lo vean. Eso sí lo hace el escritor, no importa las fotos que le hagas, el pretende cobrar por cada vez que un ciudadano mira su obra. Ergo, ¿porqué no el pintor? ¿porqué no el peluquero que hace trabajos a medida? ¿no es artístico? ¿no es una propiedad intelectual? ¿también hay una diferencia espectacular? Quiero conocerla, por favor.

    Seguiré argumentando, mientras me contesta a esas dos cuestiones sobre su réplica.
    El mismo Arturo Perez Reverte, nos explica en una de sus novelas (el maestro de esgrima), como un auténtico artista se las ingenia para sacarle el mayor rédito posible a su invención, conocedor de que tarde o temprano dejará de darle dinero. Esto ha sido así desde que el hombre es hombre, y precisamente como comentaba en mi primera intervención, es lo que ha hecho que el hombre desarrolle el mundo con este ingenio que nunca deja de asombrarnos, no solo en el plano artístico.
    Si convertimos el oficio de artista en una prueba basada en escribir una obra, para poder cobrar el resto de su vida de ella, independientemente de si tiene éxito o no como pretenden hacer con los canon, permitame que no solo diga que es injusto, reprochable e antinatural, sino que también es marginar y arruinar la cultura de este país.

    Si quieren cobrar, que cobren. Pero que se atengan a lo que se tuvieron que atener los juglares, los cantores, los compositores, y en definitiva todos los artistas que han creado este rollo que tanto nos identifica, y que se llama cultura. Porque la cultura, y repito para que nadie lo olvide, es la información que pasa a través de los ciudadanos generación tras generación, y no lo que decide una editorial, una discográfica o los libros de texto, imponiendo a los ciudadanos lo que ha de transmitirse, y lo que no ha de transmitirse.

    Si quieres ser parte cultural, serás gratuito. Mientras no sea así, no eres cultura; eres un producto comercial que, una vez es vendido, pierde toda titularidad sobre el mismo.

    Como ha sido toda la vida de dios; me compro un libro, y lo lee quien a mi me da la gana sin que tenga que pagarme nada a mi ni a nadie.

  32. JAMF says:

    Por cierto, he estado pensando…

    Vamos a ver, si la industria digital es tan mala, y les hace perder tanto dinero, ¿para qué lanzan los libros en este formato?

    Me parece que todo es una puñetera mentira. Está más que claro que el número de descargas no se correspondería, ni de lejos, con el número de ventas que harían si no hubiera piratería. Los consumidores, se bajan de forma masiva los libros si son gratis, aunque luego no los lea. Si tuviera que pagar un euro o dos, solo se bajarían los que les gustase. Y si tuvieran que bajarselos por diez, veinte o más, se los bajaría su puñetera madre, o algo así.

    ¿quieren pruebas de esto último? Las bolsas de la compra en los supermercados. Cuando eran gratis, todo cristo se las llevaba. Cuando hay que pagar dos céntimos, no se las lleva nadie.

    ¿porqué se empeñan tanto en mentir? Por dos motivos: primero porque al mentir crean un falso agravio con el que exigir contrapartidas al gobierno, y segundo porque hay suficientes tontos en este país que defenderán a muerte los intereses de los demás por encima de los suyos propios, por algún extraño motivo que tiene que estar relacionado con la religión o algo así muy profundo, indiscutible y/o poderoso… un dogma.

    Y encima, todo esto del canon, la propiedad intelectual, las discográficas y las distribuidoras, lo único que hacen es perjudicar, enfermar y viciar la obra, y por supuesto anular completamente la cultura, para pasar a ser un adoctrinamiento.

    Joder, es que solo pensando un poquito…

  33. JAMF says:

    De nada, Cosecha ;)

  34. Pierre says:

    No se q parte de consentimiento del autor no entiende Juan Antonio, y sí solamente eso hace q la diferencia entre descarga ilegal y bibliotecas ya sea espectacular… Nadie se mete con la industria digital, algunos (pocos) no vemos bien las descargas por la patilla. En fin, lo dicho… Excus, cus, cusas…

  35. jorge says:

    Si bien, comparto el gusto y por lo general las ideas de Perez-reverte, eta vez creo que ha meado fuera del tiesto.Si el mundo cultural está en crisis, el menor daño se lo hace quien se baja un libro o un disco de internet, ya que, y en base a los datos del propio Perez-reverte, es a las discográficas o editoriales y libreros a quien más se les está robando. Y estas a su vez, no queriendo rebajar su margen de beneficios ante los apretones fiscales, aumentan los precios justificando que “la cultura hay que pagarla justamente”. Y estoy de acuerdo, hay que pagarla justamente; pero no estratosféricamente…y es así como se paga;por que, seamos sinceros; que artistas como alejandro sanz se quejen de la piratería desde su jet privado, con la que estácayendo….Sinceramente, nunca me he bajado un disco suyo; pero aseguro que jamas, JAMAS, JAMAS DE LOS JAMASES,aun gustándome su estilo almibarado, vacio y ñoño, me compraría uno. Pues con los libros, igual.

  36. (OPA) says:

    Oferta pública de adquisición
    Organización de Profesionales y Autónomos

    http://www.mcu.es/libro/docs/MC/Observatorio/pdf/Sector_Libro_2011_13_sept13.pdf

    El estudio nos ofrece además los siguientes datos:

    Libro práctico:

    la facturación por libros de literatura para adultos aporta casi el 20% del total de los ingresos por libros.

    Lectura de libros en el tiempo libre

    Casi 5 de cada 10 españoles pueden leer en más de una lengua

    El Koala – Yo Via Jase Un Corra
    https://www.youtube.com/watch?v=d6C0bNDqf3Y

    http://es.wikipedia.org/wiki/Rebeli%C3%B3n_en_la_granja

    Salud!!!!

  37. [...] quiero centrarme, sin embargo, en la carta abierta de un tal Cosecha del 66 que provocó la reacción de Pérez-Reverte. Cosecha del 66, por otro lado [...]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>