Estimado Arturo Pérez Reverte:

Acabo de leer su columna titulada “Ese fulano (quizás usted) me roba” que publica en su web personal. Y al igual que usted al leer la opinión de alguien en Twitter sobre un artículo de Javier Marías, me he calentado con el asunto, aunque yo no tenga el mal gusto de llamarle bobo por el simple hecho de no estar de acuerdo con usted. Paso a explicarle, con todo lujo de detalles, el motivo de mi calentón.

El tal motivo es muy simple: quizás sea yo. Quizás sea yo ese fulano que, según usted, le ha robado. Pero dejémonos de zarandajas. Sí, yo le robé. Me bajé mediante emule su novela “El asedio”. No pagué nada por ella, salvo a la malvada (adjetivo que se deduce del artículo de Marías, y del suyo, ya que alude a sus “argumentos de peso”) compañía telefónica a la que pago, si no religiosamente por mi ateísmo, si regularmente, el acceso a internet. Vaya por delante de las explicaciones a este hecho que si tiene algún problema con ello, he observado que en Amazon.es “El asedio” tiene un precio de 11,39 €, que sin ningún problema -ahora, no sé dentro de un par de meses- le podría abonar, añadiendo si lo desea un par de cañas, la suya y la mía.

Vamos ahora con la explicación, que no excusa. Me bajé su novela porque admiro su manera de escribir, tanto en estilo como en construcción de la historia, salvando algún detalle que más tarde le indicaré, ya que estamos. Probablemente, sea el autor español contemporáneo con el que más disfrute y al que más envidie, ya que yo también soy escritor, que se me había pasado hacer la indicación. He leído y releído muchas de sus novelas, y poseo muchas de ellas, todas ellas adquiridas, no se preocupe usted, de manera legal, salvo la excepción que ya le he indicado. Así que cuando publicó usted “El Asedio”, se convirtió en una prioridad cultural para mí. Pero… ¡Ay, el mundo de las prioridades! En el periodo que usted saco el susodicho, no estaba la bolsa para muchas cuitas, más bien tan solo para las indispensables, y en cuestión de ocio, si había que elegir entre una caña con mi señora y un libro, aunque fuera suyo… Lo siento, pero por muy bien que escriba, entre Ojazos y sus letras, no hay color. Así que me hice fulano, mangante, ladrón y cuantas cosas quiera usted llamarme, y bajé el libro. Pero tenga usted en cuenta una cosa. Si no me lo hubiera bajado, NO lo hubiera comprado, circunstancia que usted -y los que piensan como usted- nunca tienen en cuenta, puede que por una transitoria e interesada ceguera de la razón. No todos los libros que se descargan ilegalmente son merecedores de contar en la columna de robos o no ganancias, por la sencilla razón de que es la única vía de acceso de un buen porcentaje de personas que, por circunstancias temporales más o menos extensas, sencillamente no lo harían. Me pregunto también que si en lugar de bajarlo se lo hubiera pedido a mi suegra, a mi hermana, o a un amigo, acción que es básicamente la misma, usted hubiera podido achacarme el robo como lo hace.

Puede que aún así a usted le siga pareciendo lo que hice un robo. Está en su derecho. Seguramente usted, aún mis circunstancias, no lo habría hecho. Bueno, estamos en paz, porque si yo ganara lo que usted con mis libros, no habría escrito ese artículo. Me habría dado vergüenza, aún teniendo legalmente la razón, escribirlo mientras mis cuentas corrientes rebosan como las suyas, y nombrar -quiero creer que por humildad- sólo ventas de 10.000 ejemplares cuando las de cualquiera de sus libros supera esas cifras bastante de largo (por ejemplo, y si los datos son correctos, unos 400.000 ejemplares de “El Asedio”). Ya ve, cada uno hace, dice y escribe lo que buenamente considera justo, o menos injusto. Y es que, en su caso, es de carcajada que hable de sólo 20.000 € por dos años de trabajo. Más bien, y si tan valiente es y tantos santos cojones tiene para enfrentarse a ministros, políticos, mercachifles, abrazafarolas y vendementecaterias varios, podría haberlo demostrado hablando de sus ganancias reales, que serían de 800.000 en esos dos años. Igualito. Aún así, si yo ganase, en este oficio que compartimos, 10.000 € al año, daría palmas con las orejas, señor Pérez.

También puede ser que usted tenga esos cojones tan grandes y esa anchura de boca y de pecho de iguales dimensiones con la gente con la que queda bien tenerlos, delante de sus cientos de miles de fans y lectores, pero no con la mano que le da de comer. Y llego a esa conclusión por curiosidad, no crea usted. Porque me resulta muy curioso la manera en que usted y el Señor Marías simplifican la cuestión de la crisis editorial. Atendiendo a sus palabras, debe ser el único sector de la economía que, en medio de la crisis, ha bajado sus ventas por culpa, ¡Oh, Señor, te lo juro por Errol Flynn! de los piratas, cual Compañía de las Indias Occidentales. Los coches, imagino y razono de la misma manera, han dejado de venderse porque las impresoras 3D han multiplicado sus usuarios por cientos de miles y la gente se está montando sus vehículos en el cuarto de estar de casa, los jamones porque todo el mundo cría Patas Negras en el baño, al lado de la ducha, y los restaurantes y bares porque invitamos demasiado a la gente a cenar en nuestras casas. Todo menos que la culpa, o alguna parte, la tengan las editoriales. Las mismas editoriales ancladas en un pasado fastuoso donde era fácil amasar dinero por la simple ocupación cuasimilitar del mercado. Las mismas editoriales que le roban a usted, dándole el mismo porcentaje en un ebook que en un libro impreso, solo que quedándose con los márgenes que dejan de pagar en distribución, impresión o almacenaje. Porque, señor Reverte, si tanto le molesta que le roben, no es que dejase de mirar hacia los que descargan sus libros, si no que, sabiéndole inteligente, debería también mirar hacia el lado contrario, porque le están engañando que te cagas. Y también se lo llevan por la cara. Si de cada ebook usted dice que alguien que se lo descarga le roba 0,80 €, la editorial le está robando al menos 3 €, según los precios que ponen. Si yo debería invitarle a un caña, la editorial le debería estar regalando la fábrica de Mahou.

Habría muchas más cosas que decirle, y que comentar sobre el tema. Le reitero la invitación a esas cañas si lo desea, porque no le guardo ningún rencor por lo de fulano o por cualquier insulto que me pueda caer de soslayo. La mierda se limpia y usted, a su manera, me cae bien. Además de oficio, compartimos más opiniones que ésta, y las opiniones están para discutirlas y no sólo para lanzarlas. Agradecido de antemano por si cae la breva y lee usted estas líneas, le mando un abrazo y mi deseo de que siga usted escribiendo y haciéndome disfrutar con ello muchos años.

Adolfo Suárez Jimeno, escritor.

This assignment allows you to investigate a social developmental http://www.homework-writer.com topic of your

¿Otra copita?

Be Sociable, Share!
 

137 Responses to Quizás yo, o carta abierta a @perezreverte

  1. Fredy says:

    ¿Pero qué creéis que son las editoriales? ¿Unas cuevas de Ali Baba? ¿No es un buen trato que tu hagas un producto, ellos lo distribuyan, hagan la publicidad, se encargan de contratar a maquetadores, fotógrafos para la portada, a correctores, a pagar el alquiler del local, la luz, el transporte, a concertarte entrevistas con los principales medios de comunicación para vender más, a la señora de la limpieza de la sede de la editorial, al informático de la editorial, al recepcionsita de la editorial, a una secretaria, a los que fabrican el libro y a tanta y tanta gente que trabaja en un negocio en el que ganan todos?

    ¿Qué creéis que el autor es un pobre estafado al que le han engañado como si fuera un tonto?

    No, no es un timado. Sabe muy bien lo que hace, sabe que estando en una gran editorial su libro estará en todas y cada una de las librerías de este país. Que sí, que es muy romántica la idea de la autoedición, de cobrar el 80% de cada venta de tu libro, pero el problema de eso es que no llegaría ni a la mitad, ni a la décima parte de los clientes potenciales de los que llegan ahora. Igual sí, puede cobrar el 80% de eso, pero serían solo 8000 euros del total, pero teniendo a un equipo de profesionales de comunicacion, del marqueting, y de toda la editorial detrás, aunque sólo sea el 10% al final el total serán 80.000 euros y encima estarás dando trabajo a muchísima gente en temas que nada tienen que ver con lo tuyo.

    Un escritor es eso, un escritor, no debe hacer el trabajo de publicidad y marketing que le aseguran desde la editorial.

    No creáis que habéis descubierto américa y le estáis alertando de una gran estafa a la que le están sometiendo. El escritor no es tonto y cuando firma un tanto por cien sabe por qué lo hace.

  2. Héctor says:

    Lo que está claro es que el autor de este blog no tiene ni idea de como funciona el mercado editorial en España o en el mundo. Y es paradojico que el que vende libros electronicos en este mismo blog defienda que se los pirateen. Con todo respeto, este artículo me parece más de un escritor aficionado con ganas de quedar bien con lectores de Internet que nunca comprarìan libros en librerías que de un escritor profesional. Dudo que un profesional de la música, la literatura o el cine firmara este artículo por muy efectista que haya quedado. Y insisto en que me gusta leer al autor.

  3. Carlos says:

    Ole la madre que te pario… El español es lo que tiene.. una expresividad..

    Ojala lea la carta y le conteste de manera privada mas que en un enfrentamiento publico donde si no las presiones, quizás el orgullo altere una replica adecuada.

    Un saludo :)

  4. Piratillas says:

    Claro que hay gente, como tú, que no habrían pagado por el libro aunque no estuviese disponible para descarga en internet. Pero también hay muchos, muchísimos, que sí habrían pagado. En cualquier caso el debate es estúpido. Pérez Reverte no quiere que su libro este colgado gratis en internet y tiene toda la legitimidad moral para pensar así. Si las editoriales le roban más o menos no es un problema tuyo sino de Reverte. Además, Reverte firma con una editorial acordando unas condiciones. Él sabrá, déjale a él y preocúpate de tus problemas.

  5. Piratillas says:

    Ah, y no es en absoluto lo mismo prestar un libro físico que colgarlo en internet digitalizado. En el primer caso solo existe una copia en todo momento. Mientras tu lees el libro no lo lee la persona que te lo presta. Colgar en internet equivale a fotocopiar libros, multiplicarlos. No tiene nada que ver con prestar ni con compartir nada.

  6. Agustín says:

    Señores Pérez Reverte, Fredy y Héctor, ¿en qué mundo viven? Veo que declaran su amor incondicional por el mantenimiento de viejas formas de hacer que han saltado completamente por los aires en los últimos veinte años. Y encima me defienden en serio a un gremio que impide el avance tecnológico y que, según ustedes, es mucho más honrado que todos los gremios oligopolísticos españoles. ¿En serio? Así que lo normal es pagarle márgenes del 10% o menos a los creadores, con la supuesta excusa de lo que cuesta todo lo demás. Es curioso, la mayoría de los músicos ha tenido que vivir toda la vida de los conciertos (antes de internet también), gracias a estas prácticas que ustedes defienden). Y por supuesto, decidiendo quién triunfa y quién no. Pues cuando tengan un rato me explican el caso de los libros de texto y la extrañísima razón por la que tienen que cambiar todos los años en todos los cursos… qué raro, ¿no? ¿O no tanto?

    Miren, ya estoy cansado de estas discusiones, porque además ustedes no aportan datos ni análisis de nada. ¿Sabían que los más libros se descargan, son los que más libros compran? Yo mismo soy un buen ejemplo. Compro bastantes libros en papel y formato electrónico al año (20 o 30 fácilmente), y también me descargo unos cuantos más. De estos últimos, curiosamente, luego me compro alguno, cosa que no haría si no le hubiera echado al menos un vistazo. Pero oye, como quieran, según ustedes habría que hacer como en Japón, en donde impusieron una ley muy estricta contra las descargas (con penas de prisión incluidas), con el magnífico resultado de que las ventas de música han bajado desde entonces, especialmente en el sector de las descargas legales. Referencias:

    http://www.animenewsnetwork.com.au/news/2013-09-30/1-year-after-japan-stricter-download-law-music-sales-stagnate

    http://japandailypress.com/1-year-after-japan-started-prosecuting-internet-pirates-cd-sales-drop-some-more-0136953/

    Y si de verdad quieren estudios serios y análisis en profundidad sobre todo esto, aquí un montón de estudios que confirman que los que más música y libros se descargan, son los que más compran también:

    http://www.laquadrature.net/wiki/Studies_on_file_sharing#People_who_share_files_are_people_who_spend_the_more_for_culture

    Pero oye, no, lo mejor es ponerse una venda en los ojos y seguir confiando ciegamente en las editoriales, que son unas santas y sólo abogan por la cultura, ofreciendo oportunidades a todos y cobrando sólo una modesta por parte por sus servicios, muchos de los cuales hoy en día son claramente tan útiles como hace 50 años. Porque está claro que producir un ebook y promocionarlo por internet es igual de caro que la promoción a la antigua usanza. Y sin embargo siguen costando lo mismo que muchos libros de bolsillo. Y si no, también le pueden preguntar a Aleix Saló lo que le pasó cuando dijo que quería vender sus ebooks por dos o tres euros (básicamente, se le echaron encima y sólo lo pudo hacer cuando ya era famoso y tenía poder para negociar).

    Que quede patente que en el 95% de las situaciones estoy de acuerdo con Pérez Reverte. Lo que me extraña de este artículo es que no achaque los mismos males a la industria cultural que al resto de los mortales, cuando todos sabemos que están aquejados de los mismos males (control de precios para que el mercado no funcione, obstrucción a la entrada de competidores, obstrucción al ebook, abuso de los libros de texto, imposición de condiciones abusivas a los autores, etc.).

  7. José Luis says:

    Justo esta mañana he leído el artículo de Pérez Reverte.
    Tu carta abierta me ha parecido totalmente oportuna.
    Yo también comparto tu opinión sobre Pérez Reverte. Pero tu carta abierta demuestra que siempre hay otro punto de vista. Que pontificar no es bueno. Que cada cosa en su contexto. Y que cada contexto tiene unas circunstancias.

  8. Goethe says:

    Yo flipo en colores. Como odio las excusas. Con lo sencillo que es este tema.

    La pregunta que se debería hacer el autor de este blog es:

    ¿Has pagado a Reverte por el trabajo que ha dedicado a escribir “El asedio”?.

    El resto, todos esos párrafos, son excusas.

    Si Reverte gana millones, felicidades por él. Eso no quita en absoluto su culpa de haberle robado el libro.

    Existen infinidad de productos que son posibles de compartir escaneándolos y ello no significa que no se este robando. La gente ya no sabe como excusarse, llegan a decir tonterías de tales magnitudes que ni siquiera a un rojo como yo le entran en la sesera.

    Habla de las editoriales, de la crisis, de los beneficios… y yo le digo!… excusas!.

    . . .

    Este tema no tiene nada que ver con “compartir”. Yo suelo dejar libros e ir a la biblioteca, algunas veces salgo con tantos libros que creo estar saqueando.

    Tampoco tiene que ver con las nuevas tecnologías.

    Y usted bien lo refleja en su articulo. Usted no quería gastarse ese dinero en el libro, por lo tanto decidió leerlo sin pagarle al escritor.

    Igual usted cree tener el derecho de hacerlo, la verdad es que los derechos parecen ir y venir en esta sociedad.

    Pero yo me pregunto. ¿No es mayor el derecho de Reverte en que usted pague por su trabajo?. ¿Acaso usted cuando trabaja no le pagan?.

    . . .

    Me estoy dando cuenta de que este comentario es inútil.

    Te voy a poner un caso muy parecido. Yo tengo un blog muy parecido al tuyo. El caso es que desde hace unos meses una web me ha copiando integramente la web, con su diseño, sus cabeceras; y la publica con otro dominio. Yo me siento robado, y eso que ni cobro por tener mi blog.

    Con las nuevas tecnologías es tan sencillo copiar, fusilar, compartir… que es difícil comprender las consecuencias de nuestras acciones. Yo mismo hace un tiempo publique un video con una canción de fondo. El caso es que distribuidora me dijo que lo quitase, que la música tenia copyright de autor. Yo me sentí molesto… pero joder… tener los santos cojones de acusar al grupo de música de “bobos” es poco mas que ser un completo ciego ante la realidad. ¿Es que no es su canción?.

    ¿De verdad no tienes la suficiente empatía como para comprender que siente Reverte?. ¿De verdad?.

  9. pedro Ugarte says:

    laro que robo, sobre todo cuando veo ediciones de bolsillos a 12 euros y edición digital a 23, por mi Facebook está la captura de pantalla. claro que robo, sobre todo si veo la misma edición de un libro en UK por 15 € y aquí por 40, .claro que robo, si un videojuego comprarlo en formato físico me cuesta 60 euros, y a un amigo le costó la edición digital lo mismo cuando se ahorran distribucion.el pirateo de videojuegos lo deje con la adolescencia, ahora pienso que todos que comer, pero es que en este país se lo buscan…… cuando lo del ebook le mande un tweet a reverte ya que una vez le escuche decir ” quien tenga el arte y la capacidad de piratearme un libro por la red, que lo haga y yo lo admiro” y no contesto, por otro lado decir que ese precio que dicen lo veo decente y no lo bajaria, si no puedo comprarlo este mes lo hago el siguiente y más si como dice le gusta tanto el autor

  10. […] » noticia original (cosechadel66.es) Comments comments /* […]

  11. jlbriones says:

    Pues el mio yo lo regalo, sencillamente porque creo que debe ser asi: http://libros.theblog.es

  12. cosechadel66 says:

    #Nemigo: La definición de dinosaurio viene que ni pintada… algo grande, que come demasiado y que se extingue por algo que ni entiende ni ve venir. Gracias por el comentario

  13. joan says:

    Suscribo el post desde la cruz a la raya. Falta, no obstante, un argumento esencial. Estamos en un mercado donde se “comercia” con todos los bienes y servicios, donde el legislador define lo que es legal (las tarifas de la luz, las situaciones humanas de necesidad, los márgenes de beneficio de las editoriales, los desahucios, los impuestos aberrantes, los sueldos y privilegios de los políticos, el derroche en la gestión de la administración… son legales) o no (el bajar de internet libros o películas…) y, en ese contexto, veo hipócrita el censurar “moralmente” el objetivo de beneficiarse de las fallas del “mercado”, cuando el objetivo de éste y de su regulación legal es el expolio marginal y legal a los semejantes, todos como simples unidades económicas que producen y consumen en la fiesta del sistema. Por tanto, el debate planteado en términos morales -como proponen algunos comentaristas- es radicalmente falso; si hablamos del debate legal, eso sería otra cosa.
    (Por cierto, yo también tengo blogs, posts y algún libreto y obra audiovisual, y comprendo y se me da una higa que me los copien, recopien o pirateen)
    Enhorabuena por el post.
    Salut

  14. underzero says:

    Tengo 26 años y en 20 años he comprado centenares de libros de todo tipo. Aunque entiendo que editar un libro tiene unos costes de producción para la editorial, sobre todo, si es impreso. Aun así, el precio de tales me parece desorbitado, tanto en las versiones impresas como en las digitales, mas cuando cabe la posibilidad de que a mitad del libro te percates de que no cumple con tus expectativas iniciales y el libro será condenado a acumular polvo en la estantería.

    Pienso que el precio de los libros digitales debería ser reducido, así se obtendrían mas ventas y se extendería mas el uso del formato digital con el paralelo agradecimiento de todos los arboles del planeta.

    Basta ya de atribuir a la “piratería” el descenso de las ventas en libros y entradas de cine. Esta claro que ese no es el motivo, mas cuando hace varias semanas vimos las taquillas de los cines colapsadas por la reducción temporal del precio de la entrada a 3 euros.

    Buenos días.

    A Jlbriones:

    Me encantan las historias de espías. Justamente, acabo de terminar un libro y estaba buscando otro para devorar. Lo descargo y hoy mismo lo empiezo.

    Gracias y un saludo.

  15. cosechadel66 says:

    #Za: Venga, apuntado en la columna de las cañas :-) Un abrazo

  16. cosechadel66 says:

    #Tedd Esa analogía no la he utilizado. Me he limitado a constatar un hecho, no a justificarlo por eso… En todo caso, si supieras a que Apple le cuesta 0 € fabricar cada Iphone y la gasolina la elaboraran con agua y una pastilla de sal y ambos productos los vendieran al mismo precio al que lo hacen ahora ¿Cambiarían tu visión del asunto?

  17. cosechadel66 says:

    #Phankton48: Y lo hemos hablado muchas veces. Desaprovechan su posición de mercado en defenderse de algo que no tiene defensa y que además deberían utilizar y no atacar. Un abrazo de vuelta, compañero :-)

  18. cosechadel66 says:

    #N: Cierto, quiero conquistar el mundo a través de mi blog y el primer peldaño es descargarme un libro de Reverte. Me has pillado :-)

  19. cosechadel66 says:

    #Rafael: Las cañas y las sonrisas a medias, que molan más, o a las primeras invitas tú y a las segundas yo, y luego habrá que desempatar. Un abrazo y gracias por el comentario :-)

  20. Unoquepasaporaqui says:

    Vaya por delante que estas letras van escritas con la mayor de las afecciones.

    Me parece Ud. a la escritura lo que Rembrandt a la pintura. No me entienda mal, todo escritor antes o después se vale del equivalente del Claroscuro para adornar sus líneas. Pero en su caso parece Tenebrismo. Me es igual si los binomios son compuestos por un beato santurrón y una iza deslenguada; un excelso científico y un provinciano analfabeto o, como es el caso, un curtido escritor y un profano juntaletras.

    Si hubiese Ud. dedicado un tercio de ese ánimo a escribir a Reverte cuando se decidió por la caña al calor de dos zarcos ojazos en vez de hacerse con el libro de marras para explicarle su desgraciada situación, tal vez lo habría Ud. recibido firmado. Lo ignoro, no conozco a Reverte más que de su columna y algún perecedero libro, pero su voz se oye fuerte y sus letras son contundentes. Y así aplica su talento, más necesario hoy que nunca, en denunciar, dar collejas y tratar de despertar a una sociedad adormecida, borrega en su mayoría, para que miles de voces se fundan en una, fuerte, brava y única, que de un bramido cierre los hocicos de los zorros oportunistas y sentencie el destino de aquellos que, sin mérito, valía o seso alguno son dueños y señores del de una inmensa mayoría.

    Esta suerte de fatuo escrito suyo que pretende auparse a hombros de gigantes se me asemeja a la bolsa que sostiene un mendigo en una esquina, cual proyecto de escroto de piel ya seca que atesora dos pequeñas almendras cuyo fruto, de ver la luz, sería un homúnculo a caballo entre un asno y un sapo. Uno sabe que dentro sólo el ardid aguarda, pero una vez se ha comenzado es inane pretender no terminarlo. Así he pasado por sus líneas, entre risa y asco. Si casara Ud. su falta de juicio con esa acrobática virtud que muestra Ud. para las letras podría parir un payaso capaz de levantar fachadas imposibles en Valencia para caerse pocos años después.

    Siga robando, a ver si se le queda algo.

  21. Vaya por delante que un académico condenado por plagio, cuando menos debería estar,y perdón por la expresión, en la puta calle de la Real Academia; por lo demás el trabajo de cada uno hay que pagarlo

  22. cosechadel66 says:

    #Héctor: Lo primero, agradecerte que seas lector de mis textos. Lo segundo, es asegurarte que me he leído y releído el artículo de Reverte antes de constestar mediante este post. Precisamente porque creo que mis habichuelas futuras peligran más por la actitud de las editoriales que por las descargas o el gobierno de turno he escrito estas palabras. Y lamento si te he parecido prepotente, porque no era esa precisamente mi intención.
    Por último, jamás escribo para parecer inteligente o para que los demás crean o me digan que lo soy. Utilizo mi inteligencia para escribir, y para intentar hacerlo lo mejor posible, nada más.
    Un abrazo

  23. cosechadel66 says:

    #Fredy: Soy escritor. Sé perfectamente lo que hace o no hace una editorial. Es más, he trabajado durante años en editoriales, y no escribiendo, sino maquetando o diseñando. Así que creo que estoy capacitado para criticar partes de su funcionamiento. Ni son cuevas de Alí-Baba ni entes sobrenaturales que no fallan en nada. Curiosamente, te olvidas que sobre todo he criticado el hecho de que no entiendan que al ebook no es muy lógico imputarle gastos que no tienen en la misma medida que un libro impreso. Y si, en muchos casos, al escritor, tras la promesa de ese trato del que hablas, se le trata como una máquina de escribir, una mesa o una caja de las del almacén. Un abrazo

  24. onhaya says:

    Seguro que toda la gente que se descarga libros, música y demás es porque no tiene dinero y tiene que decidir entre cerveza con la parienta o cultura. Tampoco considero culpable a Pérez Reverte de ganar lo que gana, ni de que usted no pueda vivir de la escritura. Ni que por vender mucho tenga que regalar su trabajo.

  25. Trobando says:

    Da gusto leer réplicas bien escritas cuando las compartes al cien por cien.
    Al no poder usar las palabras cómo las usan otros, resulta imposible hacer réplicas a gente tan brillante como Reverte, personaje que admiro y leo (sólo tengo comprados dos libros suyos, los demás… me los han “dejado”).
    Lo cierto es que las editoriales obtienen beneficios cuantiosos y gente cómo yo NO. En épocas de bonanza las prioridades desaparecen, pero ahora tengo otras prioridades y si puedo leer de alguna manera lo hago.

    Sigue así Adolfo y gracias.

  26. amovens says:

    Una pregunta para los que dicen que las editoriales dan de comer a mucha gente y hacen un trabajo que añade valor al libro. ¿Existen esas editoriales en otros países donde el libro se vende más barato? ¿Añaden menos valor?

  27. cosechadel66 says:

    #Héctor: En contestación a tu segundo comentario, no se si queda tan claro que yo no conozca el mercado editorial, pero que si me acabas de demostrar es que, a pesar de leerme, como dices, no conoces ni este blog ni mis libros, o no te has parado a pensar en lo que acabas de escribir. Además del hecho que yo no defiendo la piratería, expongo un caso en el que no me parece, precisamente, que la descarga haya sido piratear nada. Y curiosamente, entre los comentarios del post, y me refiero a los positivos, están los de esos colectivos a los que aludes en tus dudas. De nuevo, un abrazo.

  28. Héctor says:

    No me extraña que le admires. Me extraña que no respetes que haya que pagarle, y si lo hacemos millonatio mejor para el, a un tío capaz de escribir cosas como esta:

    “—Increíble —dijo Giovanna.

    Yo estaba de acuerdo. En que lo era. Ni siquiera los museos de la ciudad conseguirían jamás aquella afluencia de público. El patio de la casa de Julieta, en el centro de Verona, estaba lleno de gente que se agolpaba por el túnel de entrada hasta la calle, formando una cola que varios policías pretendían mantener en orden. El frío no desalentaba a nadie: bajo la mansa aguanieve destilada por un fosco cielo gris había numerosos turistas con paraguas, anoraks, gorros de lana y niños de la mano; pero también veroneses que acudían a ver lo que los periódicos y la televisión italianos, con cierta impudicia chauvinista, llevaban tres días calificando como una de las más originales intervenciones de arte urbano ilegal realizadas en Europa.

    —¿Cómo pudo hacerlo? —pregunté—. ¿No tienen vigilancia nocturna?

    —Hay un vigilante dentro del edificio, pero no vio nada. Y el portón de la calle estaba cerrado.

    Toda Verona discutía sobre eso. Ni los carabinieri encargados de la investigación estaban seguros del modo en que Sniper había conseguido introducirse en el patio de la casa-museo dedicada a la leyenda shakespeariana: el lugar en cuyo balcón se habrían citado la joven Capuleto y su amante Romeo Montesco.

    —¿Entró descolgándose por el tejado?

    —Puede ser… O quizá estuvo escondido en la casa hasta que los visitantes se marcharon.

    Miré en torno. Hacía tiempo que el patio y el túnel se habían convertido en una especie de pequeño parque temático dedicado al amor: las rejas llenas de candados con iniciales, inscripciones románticas en cada pared y un espontáneo mosaico multicolor compuesto por millares de gomas de mascar con frases tiernas escritas encima, aplanadas y adheridas en los muros. También la tienda de recuerdos, como las próximas de la inmediata via Cappello, desplegaba una abigarrada pesadilla de llaveros, dedales, ceniceros, tazas, platos, Julietas y Romeos en miniatura, cojines, postales y todo cuanto es posible imaginar en materia de mal gusto, donde el asunto dominante eran millares de corazones que lo saturaban todo hasta el empalago. Con el tiempo, esa explosión de cursilería sin límite había acabado por desplazar el interés del motivo original del balcón y la estatua de bronce de Julieta que estaba al fondo del patio: la mayor parte de los turistas ya no se hacía fotos allí, sino ante la decoración desaforada y multicolor, los cientos de candados sujetos a las rejas, los millares de inscripciones manuscritas y el mosaico de chicles que cubría el túnel y el patio. Arte urbano en mutación perversa, por decirlo de algún modo. Interacción con el público y todo eso. Aunque haya otras maneras menos piadosas de calificarlo.

    —En cualquier caso —comentó Giovanna—, Sniper es un genio.

    Miré el objeto de su comentario: la causa de que en los últimos dos días se hubiera multiplicado el número de gente que visitaba el balcón de Julieta, en el frío mes de febrero de una pequeña ciudad del norte de Italia. Al fondo del patio, ante las rejas llenas de candados con promesas de amor y la tienda de recuerdos constelada de corazones, la estatua de bronce en tamaño natural de la doncella de Verona, habitualmente gastada su pátina por el roce de miles de manos de turistas que la acariciaban al fotografiarse con ella, mostraba un aspecto inusual: tenía el cuerpo empapelado con billetes de cinco euros pegados con cola y barnizados con aerosol, y el rostro cubierto por una máscara de luchador mejicano que representaba una de las calaveras o calacas que Sniper solía utilizar en sus trabajos. Para que no quedase duda de la autoría, el pedestal de la estatua estaba decorado con la firma y el círculo cruzado de francotirador.

    —No saben qué hacer con esto —reía Giovanna.

    Era cierto. Y evidente. El departamento municipal de Cultura estaba desbordado por los hechos. Al difundirse la noticia e intervenir los medios informativos, turistas y vecinos habían acudido en masa a ver la intervención de Sniper. El primer impulso de retirar la costra de billetes y la máscara del rostro de Julieta había topado con la explosión mediática del suceso; y ahora eran millares de personas las que deseaban ver la actuación en Italia del artista ilegal al que se sabía oculto por razones confusas sobre las que prensa, radio y televisión llevaban días especulando. Hasta se había dispuesto una estructura de aluminio y plástico a modo de toldo sobre la estatua, para protegerla de la intemperie. Críticos de arte y catedráticos de universidad comparecían ante las cámaras para comentar la original acción del artista urbano español —el sector crítico, aunque en minoría, lo llamaba vándalo a secas—, cuya presencia en Italia había pasado inadvertida hasta entonces. De manera que, mientras tomaban una decisión, resueltas a explotar la repercusión de aquella novedad en el paisaje turístico-cultural de la ciudad, las autoridades habían hecho de la necesidad virtud. En palabras de un editorial publicado aquella misma mañana en el diario L’ Arena, en pleno mes de febrero, con tiempo frío, crisis económica y temporada turística baja, entre Sniper y Julieta —el pobre Romeo había quedado fuera del asunto— a Verona la había ido Dios a ver.”

    Arturo Perez-Reverte, “El francotirador paciente”

  29. Héctor says:

    Y todavía una cosa, ¿habrías tenido tantos comentarios y retwits a tu artículo de no estar el nombre del tito Reverte de por medio?, lo grande también hay que pagarlo, compañero.

  30. Héctor says:

    Resumo desde la simpatía: creo que eres un buen escritor y te sigo, pero lo mismo que tu criticas el articulo de Reverte yo critico el tuyo, porque me parece que te agarras a una pequeña parte de lo que dice el tito, dejas a un lado lo complicado que es el mercado editorial y pasas por alto lo mas serio del asunto que denuncia Reverte, que es la escandalosa impunidad legal de los que se forran con el pirateo, que no son particulares como tu sino paginas profesionales dedicadas a eso, que aparecen y desaparecen segun les interesa, actuan impunemente sin control legal ninguno a diferencia de otros paises donde si les combaten con leyes y multas. Y eso a poco que te muevas sabes que solo pasa asi en España por un vacio legal clamoroso. Ademas esta claro que Reverte no se queja por el, que le da igual que lo pirateen o no porque esta forrado, sino que dice expresamente en el articulo que el perjuicio es para escritores con menos suerte. Por eso tu carta en uno como tu me suena rara, y me pregunto hasta donde influyen en ella motivos más personales y de envidia por lo que gana, por mucho que digas admirarlo. Esas alusiones a la falta de cojones ante las editoriales, a un tio que cojones ha demostrado que le sobran y les tiene en la palma de la mano y puede elegir, me suenan raro, la verdad. Por eso la critica que te hago.

  31. Avisnigra67 says:

    De todo lo hablado y leído una reflexión: Si a un buen escritor le va bien en la vida y puede llegar a vivir de su trabajo, puedo entender que tenga otros puntos de vista, distintos a los míos. No digo que sea lo más justo, pero sí que es razonable que piense de forma distinta a los que no dependen del sistema editorial. Al fin y al cabo, han apostado por un sistema en el que les va bien. Ahora bien, la pregunta que me más me iimporta es ¿cuántos pensaríamos como Pérez-Reverte si estuviéramos en su lugar??

  32. cosechadel66 says:

    #unoquepasaporaqui: Lo primero es darte la enhorabuena por tu dominio del vocabulario. Cierto es que me has obligado a leer tu comentario varias veces para entender lo que quería decir, y que aún así hay partes que no pillo, pero vocabulario tienes, y seguro que lo de mi comprensión es achacable a mi condición de profano juntaletras.
    Yo no he dicho en ningún momento que mi situación fuera “desgraciada”, hecho que contrastaría con tomarme cañas por ahí. Un apunte: está muy bien lo del vocabulario, pero Ojazos no tiene los ojos zarcos, aunque quede estupendo escrito.
    Tú estás en tu derecho que Reverte te parezca una voz con todas las características que quieras. Y yo en el mío de que me guste su escritura y que precisamente vea en esas actitudes que alabas lo que me más me molesta del personaje.
    Y de verdad, que después de leer tu comentario, puedas acusar a alguien de fatuo… no se, quizás te vendría bien usar menos el diccionario y más el espejo.
    Un saludo

  33. Miguel says:

    Desconociendo en absoluto el mundo de los escritores, editoriales y el gremio en general parece interesante comentar:

    Me dispongo a comprar un libro, Amazon suele ser mi fuente.Se trata de un libro técnico de autor Argentino cuya distribución en Europa se reduce a un vendedor estadounidense que a traves de Amazon.es vende el libro a un precio de 63€.

    El líbro se vende para EEUU en Amazon.com a través de un distribuidor distinto con un precio de 20$, pero obviamente no lo envian a EU.

    El libro en formato digital es gratis, licencia CC.

    Conclusión que saco: Como le pasa con la leche, a las verduras y muchos otros productos hay gente que se queda mucha pasta sin aportar nada.

  34. cosechadel66 says:

    #Manuel Guisande. Estoy completamente de acuerdo contigo. Y sigo pensando que lo que hice no niega esa afirmación. Un abrazo

  35. Unoquepasaporaqui says:

    Evoco ese color gracias a Manrique y su obsesión con la Luna. Y al mentar los ojos de una fémina siempre apuesto, quizás no con tino en este caso, por el mismo.

    Si has tenido que leer mi escrito varias veces y todavía no lo comprendes te sugiero que escribas menos y leas más. Y si necesitas el diccionario para comprender palabras como fatuo, iza (Cela), zarco (Bécquer) o similares, tal vez debieras pensarte dos veces el mencionar a quienes dominan las letras sin esa cojera, pues te pones en evidencia y casi te diría, mirando a Cuenca.

    En cuanto al orgullo peregrino que muestras (no era difícil en tu caso saber qué botón pulsar) y del que me acusas en tu última respuesta, te recuerdo que yo estoy aquí de paso. Que mi escrito es anónimo, y que no soy yo quién va haciendo publicidad de sus desvaríos en meneame… Entre vocal y vocal en el trabajo me paso por aquí como quien se echa un cigarro, sabiendo que te enferma un poco, pero por qué no, en cierto modo, lleno de satisfacción. Tómese este como otro cacahuete, si tampoco sabes como pelarlo, cómetelo en crudo tal cual te llega. Pero no me vengas llorando porque no sepas como digerirlo, ese es tú problema.

  36. cosechadel66 says:

    #onhaya De la misma manera, o en el mismo porcentaje que creo -y eso es lo discutido en el post- que no son las descargas el mayor problema del bajón del sector editorial, no creo que “todas” las descargas tengan esa explicación, ni creo que haya defendido eso, como tampoco defiendo que el señor Reverte gane dinero merecidamente. Si lo pensara, no habría comprado ninguno de sus libros, como he hecho a excepción del referido. Ni creo, por último que Reverte tenga la culpa de que yo no gane más dinero por escribir. En este último caso, me limitaba a afirmar que yo, si ganara lo que él, no hubiera tenido el valor de escribir lo que ha escrito. Un saludo

  37. cosechadel66 says:

    #Trobando: Muchas gracias a ti por comentar, un abrazo y mucha suerte :-)

  38. Pampuzo says:

    Compartir productos culturales no solo no es delito, es un derecho.

    Si las editoriales y autores quieren ser coherentes con su discurso deberían renunciar al canon digital (cuyo nombre completo es: tasa compensatoria por copia privada) y decir que ya no quieren ser cultura y que ellos solo son industria del entretenimiento.

    Lo que no puede ser es tener beneficios fiscales y subvenciones y cobrarnos canon por cada aparato electrónico que compramos (incluso quienes no tienen derecho a copia privada como organismos oficiales y empresas pagan “a los autores”), porque son “Cultura”, y por otro lado reivindicar derechos industriales.

    A setas o a rolex, señores.

  39. cosechadel66 says:

    #Héctor: Resumo con cariño yo también. ¿Que envidio a Pérez Reverte? Si, clamorosamente si. Pero sólo en cómo escribe y como narra, no en lo que gana, que repito que me parece completamente merecido. Desde el cariño de nuevo te digo que creo que has obviado lo que yo pensaba era el motivo principal de la carta: las descargas no son ni mucho menos el principal problema de ese 70% de descenso en las ventas, y hay muchos datos para reducir ese porcentaje achacable a ellas. Así de sencillo es. ¿Que existe un vacío legal? Por supuesto. ¿Que pienso que nadie tiene derecho a “aprovecharse” del trabajo de otro? Claro que si. Pero no creo que mi acción o mi post nieguen nada de eso. Un abrazo y gracias de nuevo por dialogar :-)

  40. cosechadel66 says:

    #Avisnigra67: Ricardo, absolutamente todos mis textos se pueden encontrar gratis en mi blog. Eso de una parte. Por otra, yo no defiendo en el artículo las descargas libres en general, explico -o quiero explicar, que lo mismo no he sabido hacerlo- que no son las descargas el mayor y/o único culpable de los problemas del sector editorial. Yo sólo hablaba de un título de entre todos los de Reverte que he adquirido con normalidad. Yo no defiendo ni el “gratis total” ni que la cultura tenga un valor. Lo que defiendo es que la cultura sea respetada por quien más se lucra de ello.

  41. cosechadel66 says:

    #Miguel: Muchas gracias por el ejemplo, muy ilustrativo. Un saludo

  42. McRedo says:

    Ahora bien, ¿dónde está el arte por el arte? Quiero decir, ¿dónde queda la intención? Escribo, y al hacerlo mi familia no me ve el pelo (del poco que me queda ya) durante horas, mi hijo dice que papá trabaja por la mañana y por la tarde, son ocho horas asalariadas fuera de las palabras y unas cuantas más, estas sí que sí, dentro de una historia.

    El fin último de lo que escribo es ser leído. El fin último del arte es ser visto, oído, leído, tocado… y el dinero ni lo ve, ni lo oye, ni lo lee, ni lo toca, solo lo transforma. ¿Retribución por escribir? ¿Por cualquier forma de arte? Siempre después. Y siempre si gusta. Siempre si el espectador que lo ha visto, oído, leído o tocado siente la necesidad de ayudar al artista porque quiere más de él. ¿Y si no gusta? Ja. El riesgo de vivir del arte es un riesgo necesario, que lo mejora y lo mantiene en vilo. Una lucha, Reverte, de espadas a muerte.

    Cualquiera que por arte me exija dinero -primero- para no pasar la gorra -después- hará de mi un pirata. Qué le vamos a hacer. En el mundo virtual existen las donaciones, esos botones donde si gusta, se da lo que se pueda, o se quiera, como si no se da nada también. En ningún otro trabajo hay que pagar por adelantado el diezmo de la industria; que yo tenga entendido, mi nómina llega después, al mes, y para bien o para mal es lo que me hace no bajar la guardia porque a lo mejor alguien decide que mi trabajo no es bueno. Tus palabras son mis horas de trabajo. Siempre después.
    Un saludo, Reverte, cada día más industria y menos artista.

  43. cosechadel66 says:

    #Unoquepasaporaqui: Voy entendiendo que eres de los que prefieren que se les descifre a que se les entienda, y que, en el caso de que esto último no pase, siempre es mejor achacarlo a la incompetencia del lector que a la incapacidad propia. No es mi estilo, pero es válido.

    Un consejo, leerás mucho, pero entiendes poco. Intenta hacer esto último con más ahínco, porque te pierdes cosas por el camino. Yo no he dicho que no conociera las palabras que utilizas, he dicho que no entiendo partes de tu texto, y no por las palabras que utilizas sino por como las juntas.

    No has pulsado ningún botón, y sin embargo si me parece que reaccionas al pulsar levemente el tuyo. Apelar a haber herido el orgullo cuando se da una respuesta es, por decirlo de alguna manera, infantil. Cualquier diálogo es abierto y no lo sería si no se permitiese al otro contestar.

    Un consejo más, que me das otra prueba de que tanta lectura de diccionario te quita tiempo para saber de lo que estás hablando: yo no he subido nada a meneame.

    Me tomo, por último, tus comentarios como lo que son, ni más ni menos, siendo el espejo parcial y momentáneo de la personalidad, maneras e intención de quien los escribe. Añado que agradezco tu presencia, porque lo cortés no quita lo valiente. Y no soy yo el que va llorando, puesto que esta, para bien o para mal, es mi casa, y has sido tú el que has entrado en ella.

    Un saludo

  44. Excelente respuesta,amigo Adolfo.Mi mas sincera enhorabuena.

  45. Unoquepasaporaqui says:

    No me dejo nada en el camino, nada en el tintero y tengo capacidad de comprensión suficiente para entenderte. Si tu problema para comprender lo que digo obedece a las licencias que me tomo, a las metáforas o cualesquiera recursos de los que me valga para escribir te remito a mi anterior consejo. Descuida, que para llegar de tu dedo a mi orgullo dista un océano de experiencias, similares a estas, en las que tomo a cualquier bloguero con ínfulas como las tuyas para zarandearlo un poco tan solo, una nimiedad, a ver qué hay.

    Vacío, y nada más.

    Dices compartir un oficio con nada menos que Reverte, pero no puedes comprender un texto básico. Lo siento fulano, pero te mereces este baile. Robas letras en favor de una caña, pero tienes la desfachatez de invitar a una a la víctima de tu felonía. Yo no me creo escritor, ni tengo bastión alguno sobre ese particular para basar mi orgullo. Pero si un iletrado como yo, que como dices, sabe mirar el diccionario y tejer párrafos ininteligibles para alguien que se compara con Reverte, puede herir a ese escritor al que tanto inflamas tal vez harías bien en cambiar de profesión y hacer algo que justifique el aire que respiras.

    Si no has publicado la entrada en meneame alguien te desea mal. Y ya me canso, yo tengo un trabajo de verdad, no un blog, y esto ya ha pasado de diversión a perversión. Me siento frustrado como el que va al Thyssen y se topa con el Verde sobre Morado. Así van tus letras, como un recuadro. Y lo llaman arte.

    Si a estasalturas de mi respuesta ya estás perdido te ruego te abstengas de contestar. Y si ya te has encontrado y, una hora después, has comprendido mi primer escrito tal vez, tal vez criatura, entenderás que ni destilaban maldad mis palabras ni te pretendía mal. Quizás alguna estocada pudo causarte escozor, pero todo el que aprende yerra, hiere y es herido y sana. Pero sobre todas las cosas, aprende.

    Ten presente eso especialmente, aprende. Aprende, aprende.

  46. cosechadel66 says:

    #Pampuzo: lo que mencionas es otra parte, amplísima del problema. Pero mientras, como tu dices, setas y rolex… un abrazo y gracias por pasarte

  47. cosechadel66 says:

    #Unoquepasaporaqui: No solo es que no entienda, es que es cansado leerte, y saltar sobre lo poco que entiendes tú de lo que se te escribe para volver a repetirte lo mismo. Las ínfulas las pones tú, de texto básico el tuyo tiene -y quiere tener- poco, yo no me he comparado con Reverte, mi trabajo es tan de verdad como el tuyo, deberías bajarte del cajón al que te has subido para decir a alguien que “justifique el aire que respira”. No sólo no sabes hacerte entender, porque además creo que utilizas el lenguaje como distintivo de “mira cuanto sé” y no como manera de comunicar lo que piensas, sino que además tu prepotencia te llega para pensar que tienes razón en desear esa justificación del aire a quien no piensa como tú.

    Y por favor, al menos, si vuelves por aquí, ten un poco menos de vocabulario y un poco más de educación.

    Un saludo

  48. cosechadel66 says:

    #McRedo: La última frase… esa última frase. Muy de acuerdo. Y mucha suerte, mucha, mucha suerte, amigo.

    Y gracias por venir.

  49. Tropezado says:

    Es increíble que combinando tan sólo 27 letras se pueda producir semejante sarta de gilipolleces. Intentaría argumentar pero para qué perder el tiempo. Los libros gratis existen desde hace muchos años y están en un sitio que se llama biblioteca. Piratear es robar. Y a nadie nos gusta que nos roben (así de claro). Dices que darías palmas con las orejas si ganases 10.000 euros al año con tus libros, ¿darías las mismas palmas si te dedicases profesionalmente y de manera exclusiva a escribir? Si el resto del mundo está dispuesto a trabajar por la voluntad (al final esto es arte y las polleces que queráis decir, pero me parece lícito que la gente quiera vivir de su arte, que con arte no se pagan hipotecas ni cuentas del super), pues entonces exijamos que los artistas vivan de las donaciones. Mientras tanto, si quieres leer gratis hay miles de clásicos que están en el dominio público para uso y disfrute de quién no quiere o no puede pagar para leer libros de pago. La cultura gratis EXISTE, lo que pasa es que los “adalides de la cultura gratis” lo que quieren es que quien tiene talento trabaje por amor al arte. Lo dicho, cuanta estupidez. Termino con una cita de Revista Mongolia: “Si queréis cosas gratis podéis venir a chuparme la polla que eso sí que es gratis”.

  50. Unoquepasaporaqui says:

    Ya me dirás que registro prefieres, pues al parecer todos te son ajenos. Un ladrón pidiendo educación, valiente chupacharcos.

    Sí, te resultará cansino leerme. En cuanto a tus creencias, ya has demostrado cuales son, por lo que otorgaré a tu opinión el valor que sanamente se merece. Leí una vez una entrevista de S.King en la que hacía alusión a la respuesta de un compositor de ópera decimonónico al autor de una crítica que supuso el fín de su obra: “Estoy en la habitación más pequeña de mi casa. Tengo su crítica delante y pronto la tendré detrás”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>